lunes, 25 de enero de 2010

Asuramaya & Babel

La mujer que ayudó a Osiris a infiltrar la ciudad abandona los jardines del palacio con una frívola sonrisa en su rostro. La mujer llamada Babel es más que una simple esclava; es una calculadora y ambiciosa oportunista que se vende al mejor postor; y aunque pareciera que esta noche sus lealtades estaban del lado del príncipe de Ofir, en realidad Babel solo obedecía las órdenes de otro amo.

El esquelético anciano que espera a Babel en la oscuridad es conocido como Asuramaya, embajador del país Asura quien se encuentra en Saís en una visita diplomática, o al menos eso es lo que aparenta. Asuramaya es también un poderoso brujo practicante de las malas artes y adorador de Baal-Ze-Bu, y a pesar de tener riquezas más allá de lo que muchos sueñan, su avaricia no conoce límites.

Babel entrega a Asuramaya el medallón que Osiris le pagó como precio por ayudarlo a verse con la princesa Isis. El anciano contempla el medallón con ojos de codicia y extiende su brazo para entregarselo a alguien oculto entre las sombras. Babel trata de distinguir la descomunal figura que lentamente se comienza a dejar ver, y sus piernas tiemblan cuando ve al monstruoso animal que obedece las órdenes de Asuramaya.

Una vez la bestia tiene el medallón de Osiris en su garra, Asuramaya le da instrucciones y lo envía a las recámaras del faraón Atenhotep para que cumpla su macabra misión. Cuando Babel le exige al anciano el pago por sus servicios, el anciano se niega a cumplir su parte del trato, y muy por el contrario le explica que ella será el premio que la bestia recibirá en recompensa por matar al faraón de Saís. La traidora ha sido traicionada!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario