martes, 16 de febrero de 2010

Siriaco - El Cobarde

Siriaco es el pintoresco cuidador de la casa de la muerte, lugar donde los muertos son embalsamados y momificados antes de emprender su viaje a la siguiente vida. Siriaco ha sido llamado a las recámaras de Asuramaya donde pacientemente espera hasta que el brujo llega. El desagradable personaje pregunta a Asuramaya para qué ha sido llamado, y este le muestra el papiro que se encontraba en el bastón de Atenhotep.

Los saltones ojos de Siriaco se hacen aún más grandes al ver el testamento de Tot-Ank-Atón. En este se lista toda la línea de descendientes del sabio atlante, los cuales pasaban de una generación a otra el plano que lleva a la ubicación del tesoro. Asuramaya no se encuentra en Saís solo para obedecer las órdenes de su misterioso amo, sino también para satisfacer su obsesión de encontrar el tesoro; pero él mismo ha sido el encargado de eliminar al último descendiente de Tot-Ank-Atón que conocía su ubicación, el faraón Atenhotep.

Asuramaya no se va a dar por vencido tan facilmente y dice a Siriaco que al caer de la noche irán a la casa de la muerte para registrar el cuerpo del faraón. El cobarde Siriaco se niega, pues a pesar de cuidar de ella durante el día, en la noche la casa de la muerte pertenece solo a las almas en pena. Aunque se se niega a creer en tales supersticiones, Asuramaya acepta ir con Siriaco al siniestro lugar antes del anochecer.

1 comentario:

  1. siempre me llamo la atención el peinado de Siriaco muy a lo Londres de los setenta.
    saludos
    Bonscott2

    ResponderEliminar