domingo, 28 de junio de 2009

Comentario - 1a. Temporada

Inicialmente no pensaba escribir ninguna clase de comentarios personales hasta el final de la primera aventura de Orión, pero a mitad de camino me di cuenta que la historia literalmente se "partía en dos", y pareció un buen momento para darle final a la primera parte de la primera historia. De acuerdo con el autor, esta primera aventura de Orión es autotitulada y se llama "Orión el Atlante"; es indudablemente la historia más personal del nuestro héroe favorito.

Con el hundimiento de la Atlántida, Orión despertando en el futuro, introduciendo nuevos personajes, reintroduciendo rostros conocidos, y resolviendo algunos misterios tales como la verdadera identidad del Gran Crat, la revelación del "secreto", y la apariencia de la Cratotaura, parecía que lo único que quedaba por hacer era encontrar la primera llave de la sabiduría; pero alrededor de los números 21-22-23 de la serie, el autor cambia el rumbo de la historia y la lleva a nuevos y excitantes lugares... pero eso es para después.

Personalmente considero los diez primeros números los mejores de la entera historia. Es donde conocemos a Orión, su misión, y los personajes principales de la primera aventura. La serie prometía ser un excitante viaje a través diferentes eras en el tiempo. No había que ser un genio para descubrir que el Gran Crat era Crato en realidad; sin embargo, la revelación fué emocionante. Ravana, que inicialmente parecía ser una fría y cruel villanesa, resultó ser un personaje enigmático y profundo, ya que era difícil entender si en realidad estaba en el equipo de los malos o de los buenos. El misterio de la verdadera apariencia de la Cratotaura apenas comenzaba, y la razón por la que Crato aún conservaba su juventud después de treinta años nos mantuvo pegados a las páginas. Conocimos el destino de Serapis después del hundimiento, y encontramos a Ramín por primera vez, sin saber que se convertiría en el inseparable amigo de Orión.

Los siguientes 13 números nos dieron peligros y amenazas sin permitirnos respirar por un minuto. Página tras página, Orión y sus aliados se encontraban capturados, atrapados, a punto de morir, perseguidos. Bomo, Goliat, los mastines, los luchadores amentianos, Calixto, Zaribio, aparentemente no había final en la lista de enemigos de Orión, pero al mismo tiempo sus aliados se amasaban: Eva, Ramín, Serapis, Wamuto, Leopardo, y hasta el fracasado Gudas. Fue por fin en el número 22 que el atlante tuvo una oportunidad para descansar (y los lectores también) mientras huía con sus amigos de Cratala; pero no duró mucho porque una cobra arruinó el momento.

Para este entonces ya conocíamos el secreto de Crato, y el paradero de la llave de la sabiduría, pero haber concluido la historia hubiese sido un crimen; así que el autor inició una nueva etapa con más amenazas y emociones, lo que nos trae al fin de la primera tempoarada.

Un siniestro y misterioso personaje ha llegado a Cratala. Para los lectores este es un rostro desconocido, pero para los habitantes del imperio se trata de alguien que ellos ya conocen y a quien temen infinitamente; tanto así que hasta el mismo Crato se intimida con el inesperado arrivo. Pronto, en la segunda temporada de Orión...

2 comentarios:

  1. Es increible, aún no reviso todo pero me parece fantástico lo visto, me agrada la forma de abordar esta gran historieta.
    Espero que sigas adelante, sin desmayar, aunque sea de esta forma recordar ya que no hay esperanza de que vuelvan a entrar con fuerza nuestras queridas historias de tan valerosos héroes
    Gracias por lo que haces

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, yo estaba comenzando a hacer algo parecido, pero ya viendo tu blog voy a dedicarme un poco a otro de mis personajes, Kéndor, el Hombre del Tibet.
    Nuevamente gracias por todo lo que haces, felicidades

    ResponderEliminar